Activa participación de los trabajadores durante el Simulacro de Sismo 2013

AE. Activa participación tuvieron los colaboradores de nuestras empresas, durante el primer Simulacro Nacional de Sismo y Tsunami 2013 realizado a fines de mayo en todo el país, con el objetivo de medir nuestra capacidad de respuesta  ante posibles ocurrencias de esta naturaleza; es conocido que  el Perú se ubica sobre el Círculo de Fuego del Pacífico, una de las zonas sísmicas más activas del mundo.

Siguiendo las instrucciones de los brigadistas, los trabajadores de Edelnor, Edegel, Eepsa y Generalima, tanto en Lima como en San Ramón y Talara, demostraron un gran sentido de responsabilidad, a la vez que los brigadistas hicieron gala de su gran preparación técnica para afrontar emergencias que involucren situación de sismo. 

A través de los simulacros se busca informar al personal sobre las medidas necesarias para su cumplimiento frente a incendios o sismos, a la vez que actúen de manera segura en estos casos, y permitir al personal identificar y prevenir las conductas indebidas durante incendios y sismos, implementando las oportunidades de mejora detectadas.

Equipo de brigadistas de las empresas de Enel-Endesa de la sede San Miguel

Equipo de brigadistas de las empresas de Enel-Endesa de la sede San Miguel

 

Brigadista

En nuestras empresas contamos con 99 brigadistas. Ellos tienen la competencia necesaria, están preparados para la atención de emergencias y se identifican por su chaleco color naranja.   

Desirée López, del área de Auditoría y una de los brigadistas del piso 6 de Maranga 1 nos cuenta que cumple esta función desde el año 2011. “Me hice brigadista por casualidad. Estaban solicitando una persona adicional en este piso y si fuera de Auditoría, mejor… y como en ese momento era nueva, me convencieron”.

“La primera vez que me tocó cumplir esta función no sabía qué hacer… Tenía puesto mi chaleco naranja y un silbato, pero mis compañeros de piso, Alfredo Bentre y Luis Chumpitazi me dieron las indicaciones. Tuve que revisar que no hubiera nadie en el servicio de damas y luego yo debía evacuar primero por las escaleras, guiando a las personas de mi piso. Estaba muy nerviosa”, agregó.

Cuenta también que posteriormente asistió a cursos y talleres sobre seguridad: “en ellos  aprendí muchas cosas que jamás pensé que pudieran ocurrir. Ahora sí me siento bien preparada gracias a la capacitación recibida”, concluyó.